Nudo en la garganta


No pude evitar el ataque de risa cuando mi hijo me hizo la pregunta:
—¿Cómo se hace el nudo?
A lo largo de mi vida, me había preparado para responder a cualquier cosa, excepto a eso. Jamás me habría imaginado que mi hijo me pudiera preguntar por el nudo. Cuando dejé de reír, comprobé que él todavía esperaba una respuesta. Llamé a su hermana pequeña, lo mejor era enseñárselo. Por la expresión de su rostro pude ver que no era lo que esperaba.
—Hijo, solo quería enseñarte que la corbata colombiana no tiene nudos.





Comentarios

Entradas populares de este blog

H - Un relato de navidad

Peón blanco

Sonó la campana