Cirujano


El joven cirujano cayó de rodillas en el suelo mientras cubría sus ojos con las manos. Sollozaba tan alto que se podía oír en toda la sala de urgencias. Un veterano compañero se agachó a su lado.
—Recuerdo al primer paciente que…
El joven le agarró fuerte la mano y susurró en su oído: «No se ha muerto, ha sido un error. Lo he matado».
Su compañero lo miró a los ojos sonriendo con dulzura.
—Recuerdo al primer paciente que…









Comentarios

Entradas populares de este blog

Libido

H - Un relato de navidad

Doble moral